text.skipToContent text.skipToNavigation

BILL GRIGGS

CAVAR PARA SALIR DEL HOYO

La historia del calzado de Dr. Martens está muy ligada a la de la industria británica. La fábrica original que poseemos y seguimos operando en el presente lleva produciendo calzado tradicional desde el año 1901. Pero la bota AirWair de 8 ojales que conocemos a día de hoy no salió de la línea de producción hasta el año 1960. Y es posible que nunca lo hubiese hecho si no hubiese sido por Bill Griggs. Bill heredó la fábrica de su familia en los años 50, y su arduo trabajo y determinación hicieron posible que las botas de trabajo que fabricaba en su empresa familiar se ganasen la fama de robustas y de calidad.

En 1959, mientras hojeaba una revista especializada, se topó con un anuncio de una nueva invención: una suela con amortiguación mediante cámara de aire diseñada por dos doctores en Alemania. Aunque muchos no tardaron en asegurarle que se trataba de un engaño, Bill vio un gran potencial en el invento: sabía que muchos de los trabajadores de las fábricas británicas encontraban sus botas resistentes y robustas, pero increíblemente incómodas. Por lo que decidió reunirse con el Dr. Maertens y el Dr. Funck en contra de los deseos de su familia. Pronto, el trío entabló una amistad singular y Bill adquirió la licencia exclusiva para su revolucionaria tecnología de calzado.

Para comenzar la producción, Bill debía conseguir primero las máquinas de fabricación de moldes únicas que producían la suela con cámara de aire. No fue nada fácil: eran escasas y muy caras. Pero entonces, una de las pocas fábricas que disponían de ellas se declaró en quiebra y Bill aprovechó la oportunidad para comprarlas. Al transportar el equipo a la fábrica de Cobbs Lane, descubrió que no entraba por la puerta. La enorme maquinaria era demasiado alta. Sin perder el ánimo, Bill se acercó al consejo local dispuesto a obtener el permiso para levantar el techo de su fábrica. Se negaron por completo.

Lo que podría haber sido el final del nuevo negocio revolucionario de Bill incluso antes de su comienzo fue simplemente un obstáculo más en el camino. Su determinación nunca le falló. Decidido, llamó a su equipo al día siguiente y cavó un agujero gigantesco en el piso de la fábrica para que pudieran caber las máquinas por él. Una semana después, Bill comenzó a fabricar una bota negra de 8 ojales que se asentaba sobre la suela con cámara de aire. El 1 de abril de 1960 nació la bota 1460, y de ahí su nombre.

LO ÚNICO MÁS FUERTE QUE UNAS BOTAS DE
DR. MARTENS ES LA PERSONA QUE LAS LLEVA

DA UN PASO AL FRENTE

 

Queremos escuchar tus historias de fortaleza
Lo radical, lo cotidiano
Y todo lo que se encuentre en medio
Etiquétanos en redes sociales en @drmartensofficial
O usa el hashtag #ToughAsYou.